Embarazo: 10 consejos para aliviar nauseas

embarazo
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Embarazo saludable y un bebé sano. son consecuencias en parte de una buena alimentación.

Mantenerse físicamente activa la puede ayudar a que se sienta más cómoda los 9 meses del embarazo y a que tenga un parto más fácil. Use las ideas y sugerencias en este folleto para mejorar su plan de alimentación y para hacer más actividad física antes, durante y después de su embarazo. Haga estos cambios ahora y sea un ejemplo saludable para su familia para toda la vida.

Preembarazo es el período que transcurre desde que una mujer decide ser madre, hasta que lo consigue. Es fundamental para que el embarazo tenga lugar sin contratiempos, el desarrollo fetal sea adecuado y el bebé crezca sano.

Es fundamental antes de la fecundación y del comienzo de los primeros síntomas de embarazo, preparar el cuerpo a conciencia.

¿Cómo preparo mi cuerpo para el embarazo?

Pues la respuesta por tópica que sea es llevando una alimentación sana, evitar alcohol y tabaco, además de otros tóxicos. Es importante tomar suplementos de ácido fólico y yodo unos tres meses antes de la concepción.

En los nueve meses de embarazo el cuerpo sufre transformaciones, con el objetivo de que el bebé crezca sano, mes a mes el organismo experimenta una serie de cambios y se pasa de un par de células a un bebé rollizo y sano.

En el primer trimestre suelen aparecer nauseas o vómitos, provocados por los cambios hormonales. Para atenuarlas la nutricionista Marta desde Natalben, nos da unas pautas alimentarias para reducir sus efectos lo máximo posible:

Masticar bien la comida es fundamental para que luego se pueda hacer bien la digestión, comer con tranquilidad, llevar a cabo el almuerzo en ambiente relajado nos ayuda a digerir bien los alimentos y que la comida no nos siente mal, ni nos produzca pesadez ni ganas de vomitar.

Hacer varias comidas distribuidas durante el día, poco abundantes, pero equilibradas y suficientes. Lo ideal sería hacer entre 4 y 5 comidas al día, y a poder ser intercalar con frutas o un tentenpie a media tarde y a media mañana.

Hay que evitar las grasas y las comidas pesadas, los fritos o las comidas muy azucaradas, y tener cuidado con las comidas muy olorosas, que suelen acentuar las nauseas. Ventilar bien la cocina, tener cuidado con las cocciones que desprenden mucho olor, las comidas frías dan menos nauseas que las calientes.

Descartar los alimentos que nos “caigan” mal, aquellos que sabemos que a nosotras especialmente nos perjudican y nos provocan malestar, naúseas o vómitos, con la experiencia cada uno puede saber qué tipo de alimentos le van mejor y cuales peor.

Hay que buscar una textura que sea la más beneficiosa para nosotras, si vemos que un alimento nos sienta mejor en puré o compota, debemos tomarlo así en vez de en trozos más grandes o pesados.

Hacer un  buen desayuno, no saltárselo, es la principal comida, la que nos da energía para comenzar el día, importante comer fruta, cereales, pan o galletas, ricos en glúcidos.

Repartir la toma de agua en pequeñas cantidades a lo largo del día, porque beber grandes cantidades de agua, provoca la sensación de naúseas. Mejor tomar tentenpié antes de levantarse.

Correr después de haber comido o por el contrario, tumbarse, suele aumentar la sensación de náuseas. La digestión es mejor hacerla sentada o de pie, no tumbada, porque así se hace mejor.

Las bebidas gaseosas, si están ligeramente heladas o azucaradas sientan mejor, pero se deben evitar.

Tratar de evitar aquello que empeore el estado del cuerpo humano, como café, tabaco o alcohol.

Fuente: www.natalben.es

Visita nuestro blog: Blog Farmacia Cerca

 

 

Deja una respuesta